Las fotos en las páginas de empresa de LinkedIn

Por mucho que LinkedIn sea una red social que abarca el ámbito profesional, hay un elemento que funciona prácticamente igual que en otras redes sociales: la foto. Los elementos visuales sirven también aquí para comprender mejor la información, y por supuesto, para llamar la atención respecto a los demás elementos.

En LinkedIn nos encontramos principalmente con fotos que cumplen con tres funciones diferentes.

Foto de perfil

Es algo poco usual en las redes sociales principales, pero en LinkedIn hay dos fotos de perfil diferentes. Primero está la que se muestra en la página de la empresa, la cual, por raro que parezca, en lugar de ser cuadrada es rectangular. Esto lleva a que la mayoría de empresas tengan que modificar la imagen estándar de su logo. La segunda es la que se muestra en el timeline de los usuarios cada vez que la empresa hace una actualización o una publicación. Esta, en cambio, es cuadrada.

Algunas empresas, por tanto, tienen dos fotos de perfil diferentes, lo que es recomendable. Si se utiliza la misma fotografía, no se saca el máximo provecho de la visibilidad, ya que finalmente el logo queda más pequeño en ambos casos, sin llegar a llenar la totalidad del espacio que se le ofrece, como es el caso de IBM.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Foto de portada

Ésta es la clave para transmitir la filosofía, la cultura o los valores de la empresa. Para las que todavía no son muy grandes, es recomendable mostrar su servicio o producto. Lo que está claro es que es una oportunidad para personalizar la foto y diferenciarse. Como explican en Social Media Examiner, no hay que tener miedo de mostrar una imagen muy llamativa, ya que es lo que puede ayudar a tener nuevos seguidores.

Foto llamativa de portada de HP en LinkedIn.

Foto llamativa de portada de HP en LinkedIn.

Fotos en las publicaciones

Al igual que en Facebook y Twitter, en LinkedIn la interacción también es mayor cuando la publicación lleva una foto, ya que salta más fácilmente a la vista, como recomienda Social Media Examiner. Por un lado, la empresa puede compartir un link y en el timeline de los usuarios aparecerá la imagen que ese link incluye. Por otro lado, hay algo más recomendable: subir una foto y añadirle un pequeño comentario y el link. El tamaño de la foto será más grande, por lo que hará que esa publicación sea más llamativa que las demás.

Según un estudio de la propia red social, las fotos hacen que las publicaciones tengan un 98% más de comentarios que las que no tienen ningún elemento visual. Sin embargo, y por mucho que esto sea cierto, hay un inconveniente en las fotos de LinkedIn: las fotos se pixelan fácilmente. Por eso mismo hay que considerar las dimensiones de cada foto, como recoge Loud Media Solutions, para poder optimizarlas al máximo, igual que explican en Portent.

LinkedIn

Publicación con foto de LinkedIn.

Las fotos en los perfiles de empresa en Twitter (parte 1)

Twitter es una red social basada en la sencillez y brevedad, porque, como dijimos en uno de los primeros post, la gente cada vez lee menos. Así que un usuario de Twitter tiene por “tweet” (publicación) 140 caracteres que usar. Esto significa que la información de un tweet puede (o debe) ser al mismo tiempo básica pero esencial.

Eso sí, en un timeline que se actualiza y se llena de información cada 10 segundos… ¿cómo hacer que nuestro tweet resalte respecto a todos los demás? Podemos usar los hashtags, los links… pero efectivamente, lo que más ayuda es la fotografía. Igual que en Facebook, los tweets que llevan una foto ayudan a incrementar la interacción (sobre todo la cantidad de RT y de FAV).

Gráfico de Buffer.

Gráfico de Buffer.

De hecho, tweets con un link a Pic.Twitter tienen un 94% más de posibilidades de ser retuiteados, ya que las imágenes aparecen en el mismo tweet, como explica Dan Zarrella. En general, los tweets que tienen una foto visible pueden tener un 18% más de interacción que los habituales, según recogen en Buffer.

Podemos preguntarnos cómo tiene que ser una foto para que resalte el tweet y en realidad, es sencillo. Hay tres claves:

  1. Tienen que tener relación con lo que hay escrito en el tweet.
  2. Las fotos deben tener contraste para resultar llamativas. Se puede conseguir mediante las luces, los colores, los paisajes, los elementos, etc.
Tweet con foto de McDonald's.

Tweet con foto de McDonald’s.

3. Adecuar el tamaño de la foto al tamaño del primer vistazo en el tweet. Hay que mostrar toda la información sin obligar al usuario a hacer clic para agrandarla.

tweet con foto de IBM

Tweet con foto de IBM.

Pero debemos tener cuidado. Cabe recordar que el hecho de que las fotos ayuden a la comprensión y hagan un elemento más llamativo no significa que haya que llenar todo de fotos, como hace, por ejemplo, Nestlé. De hecho, esto podría traer exactamente el efecto contrario que la empresa busca. Si todos los tweets llevaran una foto, la base de Twitter desaparecería por completo. Porque en realidad, las fotos no son “las reinas” de esta red social de microblogging. Si todos los tweets del timeline llevasen una foto, ninguno resaltaría.

En el próximo post, veremos cuándo añadir una foto al tweet con varios ejemplos.

El papel de las fotos en la web respecto a los mapas de calor y el comportamiento del usuario

Los mapas de calor (en inglés, heatmap) son muy útiles para saber cómo distribuir el contenido de una página web, ya que muestran las zonas en las que el usuario más se fija cuando entra en la página, y así se puede conocer su comportamiento. De esta forma, el diseñador web decide dónde colocar los elementos más importantes para que sean los más visibles de toda la página, ya sean elementos textuales, visuales, etc.

Hay varias herramientas que podemos utilizar para crear un mapa de calor de nuestra página, como CrazyEgg o Clicktale, y funcionan de diferente manera; por ejemplo, analizando el movimiento del ratón o los clics que hace el usuario, haciendo un seguimiento de sus ojos, etc. como recogen en Ticbeat y Conversion XL. Cuando ya conocemos el comportamiento de los internautas en nuestra web, y dado que en este blog tratamos la fotografía, cabe hacerse una pregunta: ¿las fotos que estamos mostrando (o queremos mostrar) son informativas o un mero complemento? Porque, en efecto, importa mucho a la hora de colocarlas en un lugar u otro.

Normalmente las fotos suelen utilizarse para llamar la atención y hacer que el usuario lea el texto y haga clic en el enlace que más importante le parece a la empresa. Para ello hay varios puntos indispensables:

La parte superior de la página

El elemento más importante debe estar entre el centro y la zona superior de la página, puesto que es lo primero que mira el visitante. Por eso, muchas webs como Movistar acompañan sus ofertas de fotos llamativas, pero que al mismo tiempo informan. Así que, si la foto es un complemento que ayuda a entender la novedad, es recomendable que sea de tamaño grande y en color.

movistar

El usuario mira donde los demás miran

Si la foto es simplemente un acompañante y en realidad no explica nada importante, es mejor agrandar el tamaño de éste y hacerlo más llamativo que la foto. Cabe mencionar que, cuando hay personas en las fotos, el punto al que enfocan su mirada guía al visitante, como ocurre en el ejemplo que muestra Usableworld. Cambiando la posición del niño y haciendo que mire hacia el texto, se consigue que el visitante pase más fácilmente y rápidamente al mismo.

Usableworld

Mejor la parte izquierda que la derecha

El usuario suele pasar más tiempo mirando a la izquierda de la pantalla, por lo que los objetos importantes suelen colocarse en este lado, como se ve en IBM, ya que el título “Multinational no more” llama la atención sobre el dibujo. Si se hace al revés, es probable que el usuario se fije en la foto, pero luego no pasará a hacer clic en el link, sobre todo si la foto, por llamativa que sea, no guarda relación con los demás elementos.

IBM

Contraste y jerarquía

La información de las páginas web suele estar dividida de manera jerárquica, porque algunas novedades son más importantes que otras, y la empresa quiere que el usuario haga clic en las primeras. Por eso mismo es esencial que haya un contraste entre las fotos más o menos importantes, tanto en tamaño, en posición en la pantalla, en color iluminación, etc.

En cambio, si la foto es esencial para la comprensión de lo que estamos comunicando, es mejor que cumpla solo con algunos de los requisitos, como la zona de la página (mejor arriba y/o a la izquierda) y que esté en contraste con todos los demás elementos (las demás fotos y el texto, que en este caso sería el acompañante). Sin embargo, es recomendable que el propio link a la información se encuentre en la foto, y, de haber personas sobre ella, que miren hacia el frente, para no desviar la atención del usuario.

ZinemaldiaEn la web del Festival de Cine de San Sebastián, con un simple vistazo podemos recibir dos mensajes que se quieren comunicar; por un lado, que es la ediciñon número 62, y por otro, que se celebra en el Auditorio Kursaal, gracias a los elementos visuales.