Resolviendo dudas sobre el uso empresarial de Instagram

En el anterior post contábamos por qué era buena idea crear una cuenta en Instagram para nuestra empresa. Hoy resolveremos unas dudas para convenceros del todo.

Reglas de oro
  • Ser activo: no hace falta publicar todos los días, pero una cuenta de Instagram abandonada no trae nada bueno.
  • No publicar “cualquier cosa”: todo lo que se muestra puede tener repercusión. Si en un momento dado, no tenemos ninguna foto que publicar, es mejor esperar.
  • No abusar de los filtros: aunque una foto pueda quedar “más bonita” con ellos, utilizar siempre filtros muy llamativos puede resultar algo pesado. Lo mejor es variar.
  • Buscar aliados: encontrar a usuarios que publiquen fotos relacionadas con nuestra actividad e interactuar con ellos. Después, intentar convertirlos en embajadores de nuestra marca.
  • No escribir demasiado: lo importante es la foto.
La tienda de Disney en Instagram, con fotos muy llamativas.

La tienda de Disney en Instagram, con fotos muy llamativas.

¿Quién debería estar a cargo de la cuenta?

Si es una gran empresa, damos por hecho que es el community manager el que gestiona la cuenta y que puede encontrar fotos interesantes en los bancos de imágenes de la empresa. Pero, por desgracia, no todas las empresas se lo pueden permitir. Así que, si no hay una persona dedicada a la gestión de la comunicación digital, para estar a cargo de Instagram es necesario cumplir con dos requisitos: el primero, conocer el uso de las diversas redes sociales; el segundo, tener algo de gusto fotográfico. Usar Instagram es sencillo, así que no debería de haber ningún problema con ello.

Si somos un restaurante, un bar, una tienda… ¿deberíamos estar en Instagram?

SÍ, siempre y cuando haya una persona que cumpla con los dos requisitos mencionados. Si no hay nada que mostrar, o las fotos no son “de calidad”, llamativas o interesantes, quizás no merezca la pena. Pero casi siempre hay algo que mostrar, por lo que puede ser muy útil para tratar con la comunidad alrededor del negocio.

Además, se puede llegar fácilmente a los clientes o consumidores potenciales. Por ejemplo, añadiendo la ubicación a una foto se puede encontrar a los usuarios que han pasado por allí, como explica Help Instagram, y contactar con ellos. Si no, también se pueden hacer concursos mediante hashtags, compartir las fotos de otros usuarios en las que aparece nuestro producto, etc. (hay más información en el blog de Instagram). Si aún no estáis convencidos, podéis leer en TodoInstagram un par de artículos, uno de 2013 y el otro de 2014.

Un buen ejemplo es la panadería-bistró The Loaf, en Donostia-San Sebastián, que consigue fidelizar su comunidad con las fotos que publica. Al mismo tiempo transmitiendo su personalidad desenfadada y sirviendo como aliciente para ir a consumir un pan que llama mucho la atención.

Opiltxoak / panecillos / buns.

A post shared by The Loaf Bakeries (@theloafbakeries) on

¿Cuándo y cuánto publicar?

Depende de la cantidad de fotos que haya para mostrar y de lo interesantes que puedan ser. Pero, al contrario que en Facebook o Twitter, en Instagram no es obligatorio publicar una foto todos los días. Todo Marketing cuenta que puede ser una buena idea crear un horario o calendario de publicación, pero no es totalmente necesario cumplirlo siempre.

Foto de Elie Saab en Instagram, sencilla pero llamativa y con poco texto. Publican con ritmo.

Foto de Elie Saab en Instagram, sencilla pero llamativa y con poco texto. Publican con ritmo.

Las fotos en las páginas de empresa de LinkedIn

Por mucho que LinkedIn sea una red social que abarca el ámbito profesional, hay un elemento que funciona prácticamente igual que en otras redes sociales: la foto. Los elementos visuales sirven también aquí para comprender mejor la información, y por supuesto, para llamar la atención respecto a los demás elementos.

En LinkedIn nos encontramos principalmente con fotos que cumplen con tres funciones diferentes.

Foto de perfil

Es algo poco usual en las redes sociales principales, pero en LinkedIn hay dos fotos de perfil diferentes. Primero está la que se muestra en la página de la empresa, la cual, por raro que parezca, en lugar de ser cuadrada es rectangular. Esto lleva a que la mayoría de empresas tengan que modificar la imagen estándar de su logo. La segunda es la que se muestra en el timeline de los usuarios cada vez que la empresa hace una actualización o una publicación. Esta, en cambio, es cuadrada.

Algunas empresas, por tanto, tienen dos fotos de perfil diferentes, lo que es recomendable. Si se utiliza la misma fotografía, no se saca el máximo provecho de la visibilidad, ya que finalmente el logo queda más pequeño en ambos casos, sin llegar a llenar la totalidad del espacio que se le ofrece, como es el caso de IBM.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Foto de portada

Ésta es la clave para transmitir la filosofía, la cultura o los valores de la empresa. Para las que todavía no son muy grandes, es recomendable mostrar su servicio o producto. Lo que está claro es que es una oportunidad para personalizar la foto y diferenciarse. Como explican en Social Media Examiner, no hay que tener miedo de mostrar una imagen muy llamativa, ya que es lo que puede ayudar a tener nuevos seguidores.

Foto llamativa de portada de HP en LinkedIn.

Foto llamativa de portada de HP en LinkedIn.

Fotos en las publicaciones

Al igual que en Facebook y Twitter, en LinkedIn la interacción también es mayor cuando la publicación lleva una foto, ya que salta más fácilmente a la vista, como recomienda Social Media Examiner. Por un lado, la empresa puede compartir un link y en el timeline de los usuarios aparecerá la imagen que ese link incluye. Por otro lado, hay algo más recomendable: subir una foto y añadirle un pequeño comentario y el link. El tamaño de la foto será más grande, por lo que hará que esa publicación sea más llamativa que las demás.

Según un estudio de la propia red social, las fotos hacen que las publicaciones tengan un 98% más de comentarios que las que no tienen ningún elemento visual. Sin embargo, y por mucho que esto sea cierto, hay un inconveniente en las fotos de LinkedIn: las fotos se pixelan fácilmente. Por eso mismo hay que considerar las dimensiones de cada foto, como recoge Loud Media Solutions, para poder optimizarlas al máximo, igual que explican en Portent.

LinkedIn

Publicación con foto de LinkedIn.

Las fotos en Facebook y la comunicación empresarial

Facebook es la red social más grande que hay hoy en día gracias a los miles de millones de usuarios que la forman, como explica Mashable. En ella, los usuarios suben fotos día a día, para que otros hagan clic en “me gusta”, comenten y las compartan. Y evidentemente, las empresas han aprendido a hacer lo mismo.

De hecho, las fotos se han convertido en el tipo de publicación con más interaccion de la red social por excelencia, como explica la siguiente infografía diseñada por Wishpond.

Infographic

Parte de una infografía diseñada por Wishpond, se puede ver entera haciendo clic aquí.

Hay algunas claves relacionadas con las fotos para sacar el mayor partido posible a la comunicación de una empresa vía Facebook.

  • Es mejor que el «protagonista » del post sea una foto acompañada de un link al que queremos llevar al usuario, que al revés. Dicho de otra forma, consigue más interacción una foto grande que un link con una foto pequeña. La propia página de Facebook en Facebook lleva esto a cabo, ya que en la mayoría de publicaciones que hace predominan las fotografías.
  • Todos los links, eventos y páginas que se compartan deben llevar una foto. Desde hace algún tiempo, aunque el contenido del link en sí mismo (si viene de un blog o web) no lleve ninguna foto, Facebook da la posibilidad de añadir una a la publicación. La razón es sencilla: consigue mucha más interacción. Un ejemplo claro es esta publicación de Forever 21, la cual no llegó a tener 200 “me gusta” en un día, mientras que la mayoría de publicaciones que tienen una fotografía suelen conseguir mínimo 2000.
Forever 21 sin foto

Publicación con muy poca interacción de Forever 21.

  • Los álbumes de fotos son muy útiles, tanto para conseguir interacción como para mostrar de manera más eficiente y directa todo aquello que la empresa desea transmitir. Por ejemplo, sirven para dar a conocer una nueva gama de productos. Por ejemplo, en esta publicación de Citroën España vemos un nuevo coche desde diferentes ángulos, lo cual ayuda a conocer las cualidades que tiene. Además, si hay posibles compradores, este tipo de álbumes pueden ayudar en la toma de decisión.
Citroen España

Álbum de Citroën España.

Ahora bien, ¿qué es lo que podemos mostrar en las fotos que compartimos en Facebook?

  1. En la foto de perfil: es recomendable, como en el resto de redes sociales, mostrar el logo de la empresa. En su defecto, tiene que ser algo con lo que se relaciona directamente, como el producto que más se vende históricamente. Por ejemplo, una botella de cristal de Coca-Cola. Pero cabe recordar que ésta es una multinacional muy conocida, y que no todas las empresas se pueden permitir el lujo de tener un producto con el que se les asocie directamente.
  2. En la foto de portada: información también importante con la que se nos relaciona o con la que nos gustaría ser relacionados. Por ejemplo, en la página de Balay España aparece una trabajadora, y con el eslogan, se entiende que las personas son muy importantes dentro de la empresa, porque los resultados se consiguen entre todos.La clave para las fotos de portada es no mostrar nada importante en la parte inferior de la izquierda, ya que la foto de perfil lo tapa.

    Balay España

    Portada de Balay España, sencilla pero con valor informativo. Además, la foto de perfil no tapa nada importante.

  3. En las publicaciones: aquello que vaya a interesar a nuestros seguidores y que tenga relación con lo que hacemos. Tiene que ser algo llamativo pero al mismo tiempo que aporte valor, tanto al usuario como a la empresa. Es obvio, pero no siempre es sencillo encontrar las fotos adecuadas. Por eso es recomendable sacar muchas fotos, para luego poder elegir.