Las fotos en los blogs de empresa

Los blogs se utilizan cada vez más como herramienta de comunicación, ya que es algo bastante directo, sencillo, y que a la vez permite a la empresa informar de temas diferentes de una manera algo más informal. La empresa puede contar muchas cosas en su blog, pero hay algo básico y esencial independientemente del tema que trate: todo post debe llevar al menos una foto. Daniel Sharkov explica que es algo sencillo de conseguir y que puede atraer a más lectores.

Con el auge de las redes sociales podemos considerar esto primordial: cuando el post se comparte en plataformas como Facebook o LinkedIn, una foto aparece al lado del link, lo que sirve para darle más visibilidad. En el caso de que el link no lleve ninguna foto, la publicación queda “antiestética”. Por eso es recomendable añadir al menos una foto al post, aparte de que ayude a la comprensión del texto.

En su defecto, y como permiten ciertas plataformas como WordPress, si no queremos que el post lleve ninguna foto, se puede añadir una “imagen destacada”, lo que permitirá que el link aparezca con esa foto en las redes sociales, pero no al leer el artículo. Y, dependiendo de la plantilla que se utilice para el blog, también aparecerá en la página principal, como explica Florencio Martínez en “Negocios en auge”.

Ahora bien, es posible que haya empresas que prefieran no añadir ninguna foto porque no se les ocurre qué mostrar. En realidad, lo mejor es que en el blog se muestren imágenes que ha sacado o creado la propia empresa. Tener un banco de imágenes propio les ahorraría a los encargados del blog unos cuantos quebraderos de cabeza. Así, si hablamos de alguna innovación en el producto o servicio, siempre se podría hacer más fácil de entender gracias a una foto.

Un post del blog de BBVA España, donde hay una imagen relacionada directamente con el tema del blog, y donde también hay impresiones de pantalla que ayudan a entender mejor el texto.

Un post del blog de BBVA España, donde hay una imagen relacionada directamente con el tema del blog, y donde también hay impresiones de pantalla que ayudan a entender mejor el texto.

A su vez, esto hace que el blog se vuelva más “personal”, más cercano y más directo, ya que lo que se lee y lo que se ve son completamente coherentes (o deberían serlo), y se informa mediante los dos elementos. Además, de esta forma no habría problemas con los derechos de autor, ya que la empresa sería la “dueña” de la fotografía.

En el caso de que la empresa no tenga recursos para tener un fotógrafo, encargar algunas fotos o sacarlas por sí misma, o no tenga tiempo para ello porque el post tiene que ser rápidamente publicado, siempre se pueden buscar fotos relacionadas con el tema que se está tratando. Quizás no sea específicamente lo que se busca, pero siempre puede ayudar a llamar la atención. Por ejemplo, se pueden buscar fotos relacionadas con las etiquetas que hemos utilizado en el post.

Un post de Kodak en el que la primera foto simplemente sirve para acompañar y llamar la atención.

Un post de Kodak en el que la primera foto simplemente sirve para acompañar y llamar la atención.

Las fotos en las páginas de empresa de LinkedIn

Por mucho que LinkedIn sea una red social que abarca el ámbito profesional, hay un elemento que funciona prácticamente igual que en otras redes sociales: la foto. Los elementos visuales sirven también aquí para comprender mejor la información, y por supuesto, para llamar la atención respecto a los demás elementos.

En LinkedIn nos encontramos principalmente con fotos que cumplen con tres funciones diferentes.

Foto de perfil

Es algo poco usual en las redes sociales principales, pero en LinkedIn hay dos fotos de perfil diferentes. Primero está la que se muestra en la página de la empresa, la cual, por raro que parezca, en lugar de ser cuadrada es rectangular. Esto lleva a que la mayoría de empresas tengan que modificar la imagen estándar de su logo. La segunda es la que se muestra en el timeline de los usuarios cada vez que la empresa hace una actualización o una publicación. Esta, en cambio, es cuadrada.

Algunas empresas, por tanto, tienen dos fotos de perfil diferentes, lo que es recomendable. Si se utiliza la misma fotografía, no se saca el máximo provecho de la visibilidad, ya que finalmente el logo queda más pequeño en ambos casos, sin llegar a llenar la totalidad del espacio que se le ofrece, como es el caso de IBM.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Foto de portada

Ésta es la clave para transmitir la filosofía, la cultura o los valores de la empresa. Para las que todavía no son muy grandes, es recomendable mostrar su servicio o producto. Lo que está claro es que es una oportunidad para personalizar la foto y diferenciarse. Como explican en Social Media Examiner, no hay que tener miedo de mostrar una imagen muy llamativa, ya que es lo que puede ayudar a tener nuevos seguidores.

Foto llamativa de portada de HP en LinkedIn.

Foto llamativa de portada de HP en LinkedIn.

Fotos en las publicaciones

Al igual que en Facebook y Twitter, en LinkedIn la interacción también es mayor cuando la publicación lleva una foto, ya que salta más fácilmente a la vista, como recomienda Social Media Examiner. Por un lado, la empresa puede compartir un link y en el timeline de los usuarios aparecerá la imagen que ese link incluye. Por otro lado, hay algo más recomendable: subir una foto y añadirle un pequeño comentario y el link. El tamaño de la foto será más grande, por lo que hará que esa publicación sea más llamativa que las demás.

Según un estudio de la propia red social, las fotos hacen que las publicaciones tengan un 98% más de comentarios que las que no tienen ningún elemento visual. Sin embargo, y por mucho que esto sea cierto, hay un inconveniente en las fotos de LinkedIn: las fotos se pixelan fácilmente. Por eso mismo hay que considerar las dimensiones de cada foto, como recoge Loud Media Solutions, para poder optimizarlas al máximo, igual que explican en Portent.

LinkedIn

Publicación con foto de LinkedIn.