Por qué mostrar antes fotos que vídeos para la comunicación empresarial

Es cierto que la comunicación multimedia está en auge, y que todos los elementos son complementarios para comunicar de manera más eficiente. Es más, es recomendable utilizar diversos tipos de elementos para que la comunicación sea más completa. Sin embargo, no todos tienen las mismas funciones, y por tanto, tampoco deberían usarse de la misma manera.

Es el caso de los vídeos, los cuales no son siempre tan adecuados como se piensa. He aquí unas cuantas razones:

  • Si el fotograma (una imagen del vídeo) que se muestra no es fácilmente comprensible a la vista del usuario, éste no hará necesariamente clic en el vídeo. Esto puede suceder porque no se imagina de qué va el vídeo, porque no lleva título alguno, porque no está incluido en ninguna sección, etc. Por lo tanto, no llama la atención, o si lo hace, pero el usuario está confuso, se pierde una gran oportunidad de mostrar algo o dar una explicación.
Coca-Cola España, donde el vídeo muestra un fotograma llamativo, pero sin dar explicaciones acerca del mismo

Coca-Cola España, donde el vídeo muestra un fotograma llamativo, pero sin dar explicaciones acerca del mismo

  • Requiere más tiempo que una imagen. Los vídeos son más amenos que los textos, es verdad, pero tardan más en captar la atención del usuario que lo que tarda una imagen. Además, el usuario tendrá que estar concentrado durante más tiempo para entender el mensaje, y tendrá que clicar varias veces para poder visualizarlo, lo que a menudo se hace pesado.
  • O por el contrario, menos… Algunos usuarios necesitan más tiempo de lo que en realidad dura un vídeo para comprender el mensaje. Esto puede llevarles a pausarlo a menudo o a tener que empezar de nuevo, lo que no ayuda a tener una experiencia satisfactoria. Con una imagen que acompaña a un texto, en cambio, la atención se puede captar fácilmente y el usuario puede usar el tiempo que necesite para leer y comprender el texto.
  • Si un usuario pasa más tiempo del que querría viendo un vídeo y finalmente no es lo que esperaba, se sentirá frustrado, decepcionado o incluso enfadado por haber tenido que “invertir” o “perder” su tiempo en ello. Y a menudo es más difícil enviar un mensaje en formato vídeo, tanto por su complejidad de creación como por el grado de concentración y esfuerzo que requiere para el usuario.
  • Los vídeos no se pueden ver en todas partes ni en todo momento. Si alguien tiene prisa, está rodeado de más personas a las que el ruido puede molestar, no sabe de qué va el vídeo y está con más personas, no lleva cascos, etc. es probable que no vaya a ver el vídeo. Si fuera un texto con una foto, podría verlo, al menos por encima, sin importar quién estuviera alrededor.

Con todo ello, es recomendable combinar diferentes formatos para comunicar un mensaje al usuario. Si las imágenes son los elementos que más rápidamente llaman la atención, se puede jugar con ellas para transmitir más información mediante un vídeo o un texto. Pero, cabe repetirlo, un vídeo también tiene que ir acompañado de más fuentes de información.

Grupo Fnac francés

Grupo Fnac francés, donde el vídeo no está acompañado por ningún otro elemento que ayude a la comprensión del mensaje

En todos los casos, lo visual debe estar presente, como recogen en Wishpond, porque es lo que hace que el usuario clique en un link o en otro.

Las fotos en la comunicación: ¿es mejor apelar a la razón o a la emoción?

Las fotos en la comunicación empresarial se utilizan de diferente manera que cuando están en un contexto artístico, ya que, evidentemente, su objetivo es ayudar en la estrategia. Ya hemos explicado en los posts anteriores que la foto ayuda a llamar la atención sobre un texto, etc. Pues bien, hay dos maneras en las que lo puede conseguir; la primera, apelando a la razón y la segunda, a la emoción.

Apelar a la razón

Se tratan de las fotos informativas, que muestran, más o menos de manera objetiva, diversos aspectos de la empresa. Por ejemplo, cómo es la empresa, tanto respecto al interior como al exterior; el servicio o producto que ofrecen, etc. Apelando a la razón se consigue una imagen de seriedad y honestidad y se transmite confianza. Al fin y al cabo, la foto le sirve al posible consumidor como prueba para su toma de decisión.

Normalmente, suelen tener estas características:

  • Sencillez: no llaman la atención por su extravagancia, el contraste de colores, etc. Si es un solo objeto, es normal que aparezca con un fondo de color neutro, lo que además consigue que toda la atención se centre en él.
Hunter

Página web de Hunter

  • Se muestra el contexto real: si se muestra cómo trabajamos, aparecen trabajadores y escenas reales de la empresa. Es decir, los objetos o personas que aparecen en la fotografía no están en un contexto que no tiene nada que ver con la empresa.
Danone 2

Página web de Danone

  • Suelen aparecer datos: a menudo se utilizan las infografías (otro elemento visual) para mostrar datos de manera más llamativa y sencilla de entender.
Danone 3 infografia

Página web de Danone

Apelar a la emoción

Esto es muy común en la comunicación empresarial ya que se consigue captar la atención del visitante más fácilmente. Suele servir al posible consumidor como motivación para la toma de decisión, aunque a menudo su razón de ser sea solo “decorar” o acompañar al texto. Esto no significa que la foto muestre cosas inciertas o falsas, sino que consigue atraer el interés mediante los instintos de las personas.

Estas son algunas de las características:

  • Son llamativas: tienen muchos colores, un gran contraste, suelen ser grandes.
Nestlé

Página web de Nestlé

  • Se muestran en otro contexto: pueden aparecer personas ajenas a la empresa (por ejemplo, celebridades), o los objetos pueden estar colocados en escenas poco habituales.
Nike 1

Página web de Nike

  • Suele haber empatía: cuando aparecen personas consumiendo el producto o servicio en las fotos, el posible consumidor se puede llegar a sentir identificado.
Danone

Página web de Danone

Aunque haya diferentes maneras de mostrar la realidad de una empresa, no es ni mejor ni peor una opción a otra, ya que depende de los objetivos de la comunicación, y por supuesto, de su estrategia. De hecho, como en el caso de Danone, las empresas suelen hacer uso de ambas; en una foto apelan a la razón y en otra a la emoción. Al fin y al cabo, es importante mantener un equilibrio.