Las fotografías impactantes en la comunicación del sector asociativo

Las asociaciones, fundaciones y ONGs recurren a menudo a las fotos que impactan, que chocan, que conmocionan, para llamar la atención de las personas y así sensibilizarlas o, incluso, hacer que actúen. Se puede debatir sobre la necesidad de estas organizaciones de “herir los sentimientos” de las personas que observan los carteles o ven los vídeos. Así, muchas organizaciones son criticadas por mal gusto o por falta de tacto a la hora de diseñar sus campañas, como ocurrió con WWF, que creó una campaña bajo el eslogan “Un tsunami mata cien veces más personas que el 11S”, según explica El Imparcial.

Campaña impactante de WWF

Sin embargo, hay organizaciones que utilizan imágenes verídicas para sus campañas, transmitiendo unas realidades que, aunque se alejen de las nuestras, no deberían ser invisibles a nuestros ojos. Normalmente el objetivo de estas fotografías es llamar la atención para que nos demos cuenta de lo que pasa más allá de nuestro entorno, para que nos unamos a su causa o para que hagamos lo que esté en nuestras manos para “cambiar el mundo”.

Por lo que las fotos en la comunicación social sirven como herramienta para concienciar a un gran público. Una de las grandes organizaciones que usa este tipo de fotografías es Amnistía Internacional, a veces criticada y otras veces aplaudida por las fotos tan “fuertes” que utiliza en sus campañas, como en 2013 con “No está ocurriendo aquí, pero está ocurriendo ahora”. En esta campaña aparecen situaciones reales que se viven en el mundo todos los días, trasladadas al lugar en el que se encuentra el cartel, para acercar los hechos a las personas y que se puedan sentir algo identificadas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

UNICEF es otro claro ejemplo en lo que a campañas impactantes se refiere. A menudo juegan con la hipocresía de las personas a la hora de enfrentarse a estos temas tan delicados, que tan lejanos se nos hacen, pero que a la vez tanto nos afectan, ya que cuando los niños son los protagonistas, la conmoción es, a menudo, aún mayor.

Fotografía de UNICEF que conmociona.

Muchas personas subrayan la falta de originalidad de este tipo de campañas que, al mismo tiempo que pueden herir sensibilidades (sobre todo las de los más pequeños), escasean de recursos artísticos. Asimismo, buscan que haya fotografías menos impactantes, sobre todo trabajadas con metáforas, que los niños no puedan entender, y que no conmocionen tan bruscamente. Sea como fuere, este tipo de organizaciones siguen recibiendo el apoyo de los ciudadanos, como explica Eroski Consumer en su blog.

Anuncios

Las fotos en las newsletters para una comunicación eficaz

Cada vez más empresas recurren a la newsletter para informar a sus clientes o consumidores de nuevos productos, ofertas especiales o próximos eventos. Es útil para mantenerlos al día y al mismo tiempo hacer que el tráfico de la web aumente. Obviamente, como en todas las herramientas de comunicación mencionadas, en la newsletter la fotografía también tiene su función, sobre todo resaltar la información. Ahora bien, ¿cuáles son los puntos a tener en cuenta para sacar el máximo partido a esta forma de comunicación?

Ante todo, cabe aclarar que no es necesario que todos los elementos informativos lleven una foto. Teniendo en cuenta que son personas que a las que interesa de por sí el contenido que les vamos a enviar (o al menos así debería ser, porque han tenido que suscribirse), no es necesario que la foto sea el elemento principal para llamar su atención. En Informz mencionan que lo más adecuado para una newsletter es que sea 70% texto y 30% foto.

Newsletter de Nikonistas con una única fotografía.

Newsletter de Nikonistas con una única fotografía.

Evidentemente, las fotos hacen que el elemento textual de al lado resalte, así que si hay varias fotos, es importante que haya diferentes tamaños, diferentes colores e incluso diferentes usos del contraste. Así, se podrá hacer que una foto resalte más sobre la otra, siendo más probable que los usuarios hagan clic en el elemento más importante para nosotros, aquél que hemos hecho más llamativo.

Al mismo tiempo, es mejor que la foto sirva para ayudar a comprender aquello que el texto no dice. De esta manera, la fotografía servirá como incentivo para que los usuarios hagan clic en ella y así accedan a la página web. Si la foto no tiene relación directa con el texto, o no se puede interpretar con facilidad a qué se debe, es posible que las personas hagan clic en ella, pero sin saber por qué, por mera frustración, lo que no es un acierto para una comunicación eficiente ni eficaz.

Newsletter de SNCF, donde las fotos sirven para comprender mejor el texto.

Newsletter de SNCF, donde las fotos sirven para comprender mejor el texto.

Por último, es importante recalcar la importancia de lo visual, como menciona Maxcf, independientemente de la herramienta de comunicación que estemos utilizando, porque salta más fácilmente a los ojos y porque es más fácil de recordar. Por eso mismo puede ser útil mostrar también infografías o animaciones para que la lectura sea más amena, requiera menos tiempo y la comprensión sea más eficaz.

Newsletter de Disneyland Paris con una animación.

Newsletter de Disneyland Paris con una animación.

La importancia de las infografías para la comunicación

La importancia de la comunicación visual es cada vez más evidente, solo hace falta ver la cantidad de posts de Facebook cuyos protagonistas son las fotografías o el auge que redes sociales especializadas en elementos visuales como Instagram o Pinterest están teniendo. Hoy vamos a hablar de otro elemento visual que se utiliza cada vez más en la comunicación: la infografía.

Este vídeo explica qué es una infografía y para qué sirve:

 

Ahora bien, ¿por qué una empresa debería utilizarla? Vamos a tratar los puntos clave:

  • Recoge información importante de manera sencilla: las personas pueden entender mucho mejor la información a través de gráficas o dibujos acompañadas por números.
  • Hace que las demás personas ahorren tiempo: si está bien diseñada, todo el mundo puede comprender la información rápidamente.
  • Llama mucho la atención: las infografías saltan fácilmente a los ojos, por lo que son muy útiles para recalcar aquello que queremos o lo más importante, ya que es muy probable que las personas se vayan a fijar en ella.
  • Es fácil de compartir: una infografía no necesita información complementaria; si está bien hecha, se explica por sí sola, por lo que se comparte como cualquier otra imagen en las redes sociales.
  • Puede ayudar al crecimiento de la marca: si es una infografía con datos relevantes y se comparte muchas veces en la red, si incluye el logo o el nombre de la empresa que la ha creado puede hacer que la marca sea más reconocida.
  • No hace falta ser un genio para hacer buenas infografías: hoy en día hay muchísimas aplicaciones y webs que nos ayudan a hacer unas infografías increíbles. La web Más Qué Negocio recoge algunas de ellas, como ChartsBin o Infogr.am.
Infogr.am

Infogr.am

En resumen, una infografía suma brevedad, sencillez y originalidad para mostrar información relevante de manera visual, como explican en Ofifacil. Y si todavía hay alguna otra duda, solo hay que mirar esta infografía sobre infografías.

Diseñada por Ivan Cash.

Diseñada por Ivan Cash.

La Feria de la Foto en París

Hoy vamos a hacer un break con un post especial. Este fin de semana, del 13 al 17 de noviembre, ha tenido lugar en París la Feria de la Foto (Le Salon de la Photo). Lleva celebrándose cada año en la “Porte de Versailles” (al sur de la ciudad) desde 2007, y año tras año suma más exponentes y visitantes. Aprovechando la estancia en la ciudad de la luz, pudimos disfrutar de una enorme variedad de productos, de exposiciones de fotos… ¡era el paraíso para los aficionados de la fotografía!

En esta edición ha habido más de 150 stands con motivos muy diferentes, en la web de la Feria se puede consultar la lista de exponentes. Lo cierto es que los asistentes han podido sacar partido a la fotografía de diferentes maneras. Entonces, ¿Qué es lo que se puede hacer en la Feria de la Foto?

Observar

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ha habido exposiciones con fotos magníficas, como la de MEP o la de Sabine Weiss. Se podía disfrutar sin ninguna prisa de las diversas formas de expresión, de los colores, de la iluminación, del contraste… y sobre todo, de los diversos temas de las fotos.

Probar

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cada stand ofrecía posibilidades diversas, pero en algunos de ellos era posible probar sus productos. Nikon y Canon dejaban probar sus teleobjetivos; Photomaton, evidentemente, permitía entrar dentro de una cabina y sacarse una foto de recuerdo; y Tamron tenía un espacio con modelos a las que se podía fotografiar jugando con las luces, los colores y el movimiento.

Escuchar
Conferencia Nikon

Conferencia Nikon

Si aún somos amateurs en este infinito mundo de la fotografía, nunca está de más escuchar lo que los expertos nos tengan que decir. Las grandes marcas daban consejos sobre cómo utilizar sus cámaras, mientras que las pequeñas aportaban conocimiento sobre la realización o la edición de la foto. Además, fotógrafos muy reconocidos se acercaron a la Feria para hablar de sus carreras, de su estilo, etc. En la web de “Sortir à Paris” se puede ver quiénes han sido los participantes.

Preguntar

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pero a veces, para aprender, escuchar no es suficiente; también hay que preguntar para resolver las dudas que tenemos y mejorar nuestra actividad. Por eso mismo, los conferenciantes dejaban un tiempo para las dudas. También cabe mencionar que en todos los stands el personal estaba dispuesto a ayudar en todo momento.

Comprar

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por último, pero no por ello menos importante, en muchos stands se podían comprar los objetos. Había cámaras, objetivos, material de estudio, material para imprimir, correas originales para sujetar bien las cámaras, brazos extensibles para sacar un selfie, libros o revistas sobre fotografía, marcos… ¡realmente todo lo que podríamos estar buscando!

La ausencia de fotos también comunica

No puedo evitar volver a mencionar a Watzlawick y a su primer axioma, ya que “la no comunicación” simplemente no existe. En el caso de la fotografía, cabe mencionar que incluso la más sencilla transmite algo, sea para bien (por ejemplo, ayudar a mejorar la imagen corporativa de la empresa mediante hechos visibles) o para mal (por ejemplo, perder profesionalidad al mostrar gestos ofensivos en la foto).

Foto de Madrid que, junto con el texto, hace ver rápidamente lo que ofrece.

Web de Iberia con una foto de Madrid que, junto con el texto, hace ver rápidamente cuál es el destino que está ofreciendo. Si no hubiera ninguna foto, se necesitaría algo más de tiempo para descubrirlo.

Pero esto va más allá, puesto que incluso al no haber fotografías estamos comunicando algo al espectador o al consumidor. La falta de fotos puede hacer que los consumidores interpreten esto:

      • No tenemos qué mostrar: no somos interesantes.
      • No sabemos qué mostrar o cómo hacerlo: no somos eficaces o buenos en nuestro trabajo. Como explicaba Nathan Sheffold ya en 1994, con Interaction Information Design, los elementos sensoriales (y quizás a veces informativos) como las fotos son básicos en el diseño de cualquier “producto” gráfico, algo que es recomendable aplicar en la comunicación online.

      • No nos atrevemos a mostrar el día a día de la empresa: no somos de confianza.
      • No queremos mostrar cómo trabajamos: no nos importa la relación con el cliente.

La ausencia de imágenes, por lo tanto, puede crear una imagen negativa en la cabeza del posible consumidor, ya que, por un lado, se le está exigiendo dedicarle más tiempo al proceso de información (ya sea cara a cara, mediante texto, vídeo, etc.) y por otro, no se le está facilitando la comprensión del mensaje.

Ahora bien, la sobrecarga de fotos tampoco ayuda a que la comunicación de sus frutos, ya que podría llevar a la falta de orden, a tener demasiada información, y finalmente a la desinformación. Por lo que hay que recordar que las fotos normalmente son complementarias a otras formas de comunicación, y que como todo, hay que usarlas en su justa medida.