Las fotos en los folletos y la comunicación

Los folletos son otra herramienta útil para la comunicación, complementarios, entre otros, a los carteles. Si bien el objetivo de los carteles es llamar la atención, el de los folletos es informar de manera más profunda. Aún y todo, las fotografías también cumplen con una gran función en los folletos:

  • Mostrar el contenido: a primera vista, la persona que coge el folleto puede (o debería) interpretar qué es lo que está transmitiendo, qué está “vendiendo”.
  • Situarnos: es esencial añadir una foto del “dónde”, en qué ciudad, en qué edificio o parque, etc.
Imagen en la que queda claro dónde tendrá lugar el evento.

Imagen en la que queda claro dónde tendrá lugar el evento.

  • Dar a conocer los protagonistas: quién es el creador o el organizador; a quién va dirigido el producto, servicio o evento; quién participa,
  • Ejemplificar: las fotos de momentos parecidos. Si es un servicio, mostrar a un cliente hablando con alguien de la empresa. Si es un evento, por ejemplo, mostrar fotos de anteriores ediciones o de eventos parecidos que la empresa haya llevado a cabo.
  • Animar: las fotos espectaculares pueden llamar la atención y ser la “guinda del pastel” para suscitar el interés y animar a la gente a probar el producto o servicio, o a asistir al evento. Eso sí, siempre y cuando se le esté siendo fiel a la realidad.
Imagen con la que se anima a las personas a ver el espectáculo.

Imagen con la que se anima a las personas a ver el espectáculo.

De todas formas, no hay que olvidar que en los folletos normalmente la imagen no es la protagonista, sino un complemento para ayudar a entender mejor el mensaje. Teniendo en cuenta que en los folletos hay mucha información, hay que controlar la cantidad de fotografías que mostramos, añadiéndolas quizás a los datos más importantes, sorprendentes o llamativos. El tamaño de las fotos también tiene que controlarse, para que no se coma al texto y también para jugar con la información fundamental. Al fin y al cabo, las fotos en los folletos sirven también para informar.

Por ejemplo, en el folleto de la “Fête de Saint Denis”, se muestra desde el principio que es un evento para los ciudadanos, recalcando la importancia de la ciudad. Además, a través de las fotos se puede comprender el mensaje de manera más sencilla, visualizando los artistas y espectáculos que habrá durante esos días.

Imagenes para informar de los artistas.

Imagenes para informar de los artistas.

Las fotos en los carteles y la comunicación

Los carteles, tengan objetivos tanto publicitarios como comunicativos, son elementos que ayudan a llegar a los posibles clientes o consumidores. Todo depende de cuál sea nuestro público, como explica Daniel Ketchum en eHow, pero a grandes rasgos podemos recalcar la importancia de la fotografía en todos los carteles, ya que es la que se encarga de llamar la atención de la “audiencia”.

Normalmente, cuánto más original y llamativa sea la fotografía, más fácilmente podremos llamar la atención de nuestro público. Hay veces que las imágenes más minimalistas son las que más fácilmente resaltan, pero de todas todas hay que jugar con los colores y el contraste de las fotos para que puedan verse antes que los carteles de al lado. Pamela Wardner nos muestra que hoy en día también se usan mucho los dibujos e incluso las infografías para los carteles, pero una foto siempre da una imagen más real y además, suele ser más llamativa.

Cartel de Musika Parkean en Flickr.

Cartel de Musika Parkean en Flickr.

Al mismo tiempo, la foto tiene que ser pertinente, teniendo y mostrando una evidente relación con el mensaje y con su contenido. Es decir, por mucho que la función principal del cartel sea llamar la atención, ésta no es un mero acompañante, sino otro elemento más para informarse, aunque sea implícitamente. Si estamos hablando de un evento que tendrá lugar en un polígono, no es coherente que en la foto aparezcan unos jardines, por muy llamativos que puedan quedar, habría que buscar otro motivo que lo identifique. Asimismo, si la imagen tiene un mensaje claro, más fácil será que las personas interpreten de qué trata.

Hay que recordar que la información esencial de un cartel (lugar, hora, fecha, etc.) se transmite mediante texto, ya que es más fácil de comprender. Por eso mismo es tan importante que en la foto haya zonas “con aire”, donde no hay ningún elemento importante, para que el texto tenga suficiente espacio y no se obstruya ni la comprensión ni la parte artística y visual de la fotografía.

Cartel de Dansem.

Cartel de Dansem.

Por último, es imprescindible que el cartel concuerde con el estilo de las demás herramientas de comunicación, tema tratado ya en el post “La importancia de definir un estilo en las fotografías de empresa” para que se pueda relacionar directamente con la empresa creadora. Por supuesto, todas estas reglas pueden romperse, pero debe haber una razón para hacerlo, y sobre todo, debe quedar claro para no crear demasiada confusión.

La fotografía para la Comunicación Interna

Hasta ahora la mayoría de posts trataban de la comunicación externa de una empresa. Pese a ello, cabe recalcar que la fotografía también puede ayudar a mejorar la comunicación interna, fortalecer el entorno laboral y revalorizar la cultura empresarial. De las muchas herramientas que puede haber para revalorizar las relaciones y la comunicación en el centro de trabajo, en este post trataremos algunas de las “menos favorecidas” en cuanto a fotografía se refiere.

Boletines, comunicados, etc.

Estos documentos son tradicionalmente muy utilizados para mantener a los empleados informados acerca de los eventos realizados o a realizar, los resultados de la empresa, etc. Aunque el objetivo principal, la frecuencia y la extensión no sean los mismos, podemos decir que son herramientas textuales que, aunque se usen para la comunicación descendente (de arriba hacia abajo en la jerarquía de la empresa), a menudo no tienen el resultado esperado. De hecho, muchas personas ni siquiera los leen por falta de interés o de ganas.

Por eso mismo, mediante los elementos visuales podrían resultar más atractivos:

  • Con las infografías se podrían mostrar los números de manera mucho más visual y fácil de entender. Con ellas, los empleados accederían directamente a la información más importante y las podrían guardar en su memoria.
  • Gracias a las fotos pertinentes se podría llamar la atención bien para informar a través de ellas o bien para trasladarla luego al texto al que acompaña. Si la información es solo un útil de decoración realmente no sirve para nada, por eso hay que tratar de añadir imágenes que realmente aporten valor informativo y que completen el texto.
Tablón de anuncios

Parece evidente que es algo muy visual y fácil de entender, ya sea “físico” o digital, no obstante, a menudo se utiliza para añadir notas o papeles sin ningún elemento visualmente atractivo. Por eso, además de para mostrar fotos que puedan traer buenos recuerdos, el tablón de anuncios puede ser adecuado para anunciar cualquier cosa que repercuta a los demás a través de las imágenes, siempre y cuando ayuden en el proceso de información. Por ejemplo, una foto del lugar en el que se propone que se haga una actividad en grupo.

Intranet

Una intranet está llena de diferente contenido que concierne a la empresa y a sus trabajadores. Tiene diferentes secciones dirigidas a diferentes personas. Sin embargo, y pese a todas sus funciones, haciendo uso de las fotos se puede trabajar en las relaciones informales. Por ejemplo, el hecho de compartir álbumes de eventos realizados en la empresa, o de conferencias, o de algún tipo de formación que haya tenido éxito, puede traer buenos recuerdos a los empleados, hacer que se sientan parte del equipo y así, mejorar el ambiente.

Decoración de la oficina
Una oficina blanca y minimalista puede transmitir tranquilidad y sobriedad, pero no la importancia del trabajo en equipo.

Una oficina blanca y minimalista puede transmitir tranquilidad y sobriedad, pero no la importancia del trabajo en equipo. Foto de Tobias Mikkelsen en Flickr.

Una decoración adecuada es imprescindible tanto para la productividad como para la comodidad de las personas dentro de la empresa. Añadir fotos puede ser la guinda para mejorar la motivación. En la pared, se pueden añadir fotos de eventos realizados, de buenos momentos pasados en equipo, o incluso de premios obtenidos gracias al esfuerzo de todos. Sin embargo, según Oficina y Bienestar, no es recomendable mostrar fotos de lugares exóticos o de ensueño, porque puede traer tanto distracción como frustración. También puede ayudar que cada persona tenga fotos en su mesa, como es habitual, de su familia o de buenos momentos personales, para poder relajarse un poco al mirarlas.