Las fotografías impactantes en la comunicación del sector asociativo

Las asociaciones, fundaciones y ONGs recurren a menudo a las fotos que impactan, que chocan, que conmocionan, para llamar la atención de las personas y así sensibilizarlas o, incluso, hacer que actúen. Se puede debatir sobre la necesidad de estas organizaciones de “herir los sentimientos” de las personas que observan los carteles o ven los vídeos. Así, muchas organizaciones son criticadas por mal gusto o por falta de tacto a la hora de diseñar sus campañas, como ocurrió con WWF, que creó una campaña bajo el eslogan “Un tsunami mata cien veces más personas que el 11S”, según explica El Imparcial.

Campaña impactante de WWF

Sin embargo, hay organizaciones que utilizan imágenes verídicas para sus campañas, transmitiendo unas realidades que, aunque se alejen de las nuestras, no deberían ser invisibles a nuestros ojos. Normalmente el objetivo de estas fotografías es llamar la atención para que nos demos cuenta de lo que pasa más allá de nuestro entorno, para que nos unamos a su causa o para que hagamos lo que esté en nuestras manos para “cambiar el mundo”.

Por lo que las fotos en la comunicación social sirven como herramienta para concienciar a un gran público. Una de las grandes organizaciones que usa este tipo de fotografías es Amnistía Internacional, a veces criticada y otras veces aplaudida por las fotos tan “fuertes” que utiliza en sus campañas, como en 2013 con “No está ocurriendo aquí, pero está ocurriendo ahora”. En esta campaña aparecen situaciones reales que se viven en el mundo todos los días, trasladadas al lugar en el que se encuentra el cartel, para acercar los hechos a las personas y que se puedan sentir algo identificadas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

UNICEF es otro claro ejemplo en lo que a campañas impactantes se refiere. A menudo juegan con la hipocresía de las personas a la hora de enfrentarse a estos temas tan delicados, que tan lejanos se nos hacen, pero que a la vez tanto nos afectan, ya que cuando los niños son los protagonistas, la conmoción es, a menudo, aún mayor.

Fotografía de UNICEF que conmociona.

Muchas personas subrayan la falta de originalidad de este tipo de campañas que, al mismo tiempo que pueden herir sensibilidades (sobre todo las de los más pequeños), escasean de recursos artísticos. Asimismo, buscan que haya fotografías menos impactantes, sobre todo trabajadas con metáforas, que los niños no puedan entender, y que no conmocionen tan bruscamente. Sea como fuere, este tipo de organizaciones siguen recibiendo el apoyo de los ciudadanos, como explica Eroski Consumer en su blog.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s