Resolviendo dudas sobre el uso empresarial de Instagram

En el anterior post contábamos por qué era buena idea crear una cuenta en Instagram para nuestra empresa. Hoy resolveremos unas dudas para convenceros del todo.

Reglas de oro
  • Ser activo: no hace falta publicar todos los días, pero una cuenta de Instagram abandonada no trae nada bueno.
  • No publicar “cualquier cosa”: todo lo que se muestra puede tener repercusión. Si en un momento dado, no tenemos ninguna foto que publicar, es mejor esperar.
  • No abusar de los filtros: aunque una foto pueda quedar “más bonita” con ellos, utilizar siempre filtros muy llamativos puede resultar algo pesado. Lo mejor es variar.
  • Buscar aliados: encontrar a usuarios que publiquen fotos relacionadas con nuestra actividad e interactuar con ellos. Después, intentar convertirlos en embajadores de nuestra marca.
  • No escribir demasiado: lo importante es la foto.
La tienda de Disney en Instagram, con fotos muy llamativas.

La tienda de Disney en Instagram, con fotos muy llamativas.

¿Quién debería estar a cargo de la cuenta?

Si es una gran empresa, damos por hecho que es el community manager el que gestiona la cuenta y que puede encontrar fotos interesantes en los bancos de imágenes de la empresa. Pero, por desgracia, no todas las empresas se lo pueden permitir. Así que, si no hay una persona dedicada a la gestión de la comunicación digital, para estar a cargo de Instagram es necesario cumplir con dos requisitos: el primero, conocer el uso de las diversas redes sociales; el segundo, tener algo de gusto fotográfico. Usar Instagram es sencillo, así que no debería de haber ningún problema con ello.

Si somos un restaurante, un bar, una tienda… ¿deberíamos estar en Instagram?

SÍ, siempre y cuando haya una persona que cumpla con los dos requisitos mencionados. Si no hay nada que mostrar, o las fotos no son “de calidad”, llamativas o interesantes, quizás no merezca la pena. Pero casi siempre hay algo que mostrar, por lo que puede ser muy útil para tratar con la comunidad alrededor del negocio.

Además, se puede llegar fácilmente a los clientes o consumidores potenciales. Por ejemplo, añadiendo la ubicación a una foto se puede encontrar a los usuarios que han pasado por allí, como explica Help Instagram, y contactar con ellos. Si no, también se pueden hacer concursos mediante hashtags, compartir las fotos de otros usuarios en las que aparece nuestro producto, etc. (hay más información en el blog de Instagram). Si aún no estáis convencidos, podéis leer en TodoInstagram un par de artículos, uno de 2013 y el otro de 2014.

Un buen ejemplo es la panadería-bistró The Loaf, en Donostia-San Sebastián, que consigue fidelizar su comunidad con las fotos que publica. Al mismo tiempo transmitiendo su personalidad desenfadada y sirviendo como aliciente para ir a consumir un pan que llama mucho la atención.

Opiltxoak / panecillos / buns.

A post shared by The Loaf Bakeries (@theloafbakeries) on

¿Cuándo y cuánto publicar?

Depende de la cantidad de fotos que haya para mostrar y de lo interesantes que puedan ser. Pero, al contrario que en Facebook o Twitter, en Instagram no es obligatorio publicar una foto todos los días. Todo Marketing cuenta que puede ser una buena idea crear un horario o calendario de publicación, pero no es totalmente necesario cumplirlo siempre.

Foto de Elie Saab en Instagram, sencilla pero llamativa y con poco texto. Publican con ritmo.

Foto de Elie Saab en Instagram, sencilla pero llamativa y con poco texto. Publican con ritmo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s